Rosfid

Securitización

Somos el medio para que puedas convertir tus activos ilíquidos en líquidos.


La Securitización es una nueva vía frente a las dos alternativas tradicionales para el financiamiento de la empresa en el mercado de capitales: la financiación de capital a través de la colocación de acciones, o la financiación a título de préstamo (incluida en esta última la emisión de obligaciones negociables y cheques de pago diferido). Esta tercera vía consiste básicamente en financiarse mediante la enajenación de derechos de cobro, que a tal efecto son incorporados en valores mobiliarios que se colocan en el mercado en forma pública o privada.

El procedimiento consiste en agrupar determinados activos o derechos de cobro según ciertas condiciones de homogeneidad, que se transfieren a un patrimonio separado (un fideicomiso) formando un «paquete» sobre el cual se adquieren fondos del mercado mediante la emisión de valores mobiliarios que dan un derecho de participación sobre esos activos.

Pueden titulizarse tanto activos reales (inmuebles, recursos forestales, ganado, participaciones en proyectos de inversión, etc.) como financieros – derechos de cobro en general -, es decir

  1. derechos creditorios: hipotecas, prendas, facturas comerciales, cupones de tarjetas de crédito, cheques de pago diferido; alquileres, etc.; y
  2. derechos de cobro que no consisten en créditos: peaje de autopistas, entradas a espectáculos públicos, ventas al contado, etc.

Desde el punto de vista económico es una forma de acelerar el ciclo del flujo de distintos negocios, obteniéndose recursos líquidos a través del proceso arriba descripto.

Puede encararse un proceso de titulización de activos con diferentes finalidades:

  • Obtener recursos mediante la venta de derechos de cobro: se asimila a una venta de cartera, y representa el esquema más “puro” de Securitización.
  • Obtener financiación mediante la emisión de deuda con garantía limitada a derechos de cobro que son separados del patrimonio del tomador: los títulos de deuda que se emiten tienen como única fuente de pago los activos Securitizados. Por lo tanto, ni el tomador de los fondos (es decir, quién transfirió los activos) ni el emisor de los títulos si es un tercero, son responsables por el pago de los servicios correspondientes a los títulos. Cancelados éstos, los activos remanentes vuelven al patrimonio del originante.
  • Encarar un negocio de inversión colectiva bajo forma jurídica distinta del contrato de sociedad: este enfoque cobra preeminencia cuando se da la Securitización de activos que no consisten en derechos de cobro (inversiones en activos reales tales como inmuebles, recursos forestales, agrícolo-ganaderos, mineros, etc.). En particular si se elige como vehículo el fideicomiso financiero, se trata de una estructura más flexible que una sociedad anónima o una sociedad de responsabilidad limitada.
  • Un punto central en el tema de la Securitización es la afectación de los activos que respaldan el pago de los valores colocados entre el público, separándolos tanto del patrimonio de la empresa que los genera como de la entidad que lleva a cabo la Securitización. La Securitización no puede tener lugar si no existe una herramienta legal que permita formar con los activos titulizados un patrimonio separado (el “vehículo”), donde las características y riesgos de dichos activos sean los factores fundamentales a considerar por el mercado para evaluar el grado de confiabilidad de la inversión.

El vehículo más utilizado a nivel internacional, y también en nuestro país, es el fideicomiso, regulado en el Código Civil y Comercial y en la Ley 24.441; más específicamente, el Fideicomiso Financiero, que es aquél donde los derechos inherentes a los beneficiarios están incorporados en valores mobiliarios o títulos valores y el Fiduciario es una entidad financiera o una sociedad especialmente autorizada por la Comisión Nacional de Valores para actuar como tal.

Rosfid pertenece a esta última categoría, ya que ha sido inscripta en el registro de Fiduciarios Financieros de la Comisión Nacional de Valores en septiembre de 2003 bajo el Nº 41.

A continuación se expone el esquema que resume el proceso de securitización puro:





Características

  • Financiamiento fuera de balance.
  • Requiere activos securitizables.
  • Régimen informativo: Balances trimestrales a cargo del Fiduciario.
  • Estructura de costo acorde a operaciones de volumen medio / alto (>$40 MM)
  • Tiempo de implementación aproximado: 120 días para la primera Serie.
  • Emisor de los Títulos: El Fiduciario.

Ventajas

  • Límite del financiamiento: según capacidad de generación de Activos.
  • No requiere garantía adicional: Cesión sin recurso.
  • Riesgo de la inversión: inherente al Activo que se securitiza
  • Optimización de la carga impositiva.
  • Elimina descalce de plazos, tasas y monedas.
  • Desinmovilización de Activos: Mayor Liquidez.
  • Aumenta el financiamiento a la Cartera de Clientes: Fidelización.
  • Mayor disponibilidad del crédito.
  • Ampliación de la Base de Inversores.

Normativa

Ley 26.831 Mercado de Capitales
Ley 24.441 Financiamiento a la vivienda y la construcción
Código Civil y Comercial – Capítulo 30 – Art 1.666 a 1.707 – Contrato de Fideicomiso
TO CNV 2013 – Título V – Capitulo IV – Fideicomisos Financieros

Links de interés

http://www.cafidap.org.ar/
http://www.bcr.com.ar/
http://www.mervaros.com.ar/